Bernardo de Monteagudo

imagenes Bernardo Monteagudo

Bernardo de Monteagudo nació en Tucumán el 20 de agosto de 1789, un mes después del estallido de la Revolución Francesa en París. Estudió en Córdoba y, al igual que Mariano Moreno y Juan José Castelli, en la Universidad de Chuquisaca (actual Bolivia).

En junio de 1808, se graduó como abogado con una tesis muy conservadora y monárquica titulada «Sobre el origen de la sociedad y sus medios de mantenimiento». Sin embargo, al calor de los acontecimientos europeos que precipitaron decisiones en América, sus lecturas e ideas se radicalizaron rápidamente.

Índice
  1. Primeros Escritos y Proclamas
  2. Participación en la Revolución  de Chuquisaca
  3. Fuga y Alistamiento en el Ejército Patriota
  4. Derrota en Huaqui y Consecuencias
  5. Dirección de la Gaceta de Buenos Aires y Sociedad Patriótica
  6. Exilio y Regreso
  7. Servicio en el Perú y Asesinato
  8. Legado y Últimos Años

Primeros Escritos y Proclamas

Mientras Napoleón invadía España y tomaba prisionero a Fernando VII, creando un conflicto de legitimidad que se convertiría en el argumento más fuerte de los patriotas para iniciar la marcha hacia la independencia, Monteagudo escribió el “Diálogo entre Fernando VII y Atahualpa”. En esta sátira política, los dos reyes lamentan la pérdida de sus reinos a manos de los invasores. Monteagudo hace decir a Fernando: “El más infame de todos los hombres vivientes, es decir, el ambicioso Napoleón, el usurpador Bonaparte, con engaños, me arrancó del dulce regazo de la patria y de mi reino, e imputándome delitos falsos y ficticios, prisionero me condujo al centro de Francia.” Atahualpa le responde: “Tus desdichas me lastiman, tanto más cuanto por propia experiencia, sé que es inmenso el dolor de quien padece al verse injustamente privado de su cetro y su corona.”

Participación en la Revolución  de Chuquisaca

Monteagudo confirmó su lugar en la revolución cuando fue testigo de las duras medidas aplicadas por Castelli, quien desterró a los españoles de Potosí y condenó a muerte a los principales ejecutores de las masacres de Chuquisaca y La Paz. Monteagudo nunca olvidaría este episodio y lo reflejaría en sus escritos con fervor patriótico.

El 25 de mayo de 1809, Monteagudo fue uno de los promotores de la rebelión de Chuquisaca contra los abusos de la administración virreinal y a favor de un gobierno propio. Esta rebelión fue la chispa de la Revolución que estallaría un año después en Buenos Aires. Con apenas diecinueve años, Monteagudo redactó la proclama de la rebelión, en la que denunciaba el despotismo y la tiranía de España. Sin embargo, la rebelión fue sofocada, y Monteagudo fue arrestado y encarcelado en la Real Cárcel de la Corte de Chuquisaca.

Fuga y Alistamiento en el Ejército Patriota

Monteagudo logró escapar de la prisión el 4 de noviembre de 1810 y se unió al ejército expedicionario al mando de Castelli, que había tomado Potosí el 25 de noviembre. Castelli, conocedor de los antecedentes revolucionarios de Monteagudo, lo nombró su secretario. Juntos, comenzaron a implementar medidas revolucionarias en el Alto Perú.

Derrota en Huaqui y Consecuencias

El 20 de junio de 1811, el ejército español lanzó un ataque fulminante en Huaqui, resultando en un desastre total para las fuerzas patriotas. A pesar de la derrota, Monteagudo continuó luchando por la independencia y comenzó a esbozar ideas políticas que luego publicaría en la Gaceta de Buenos Aires, abogando por un sistema más justo y moderno.

Dirección de la Gaceta de Buenos Aires y Sociedad Patriótica

Monteagudo se hizo cargo de la dirección de la Gaceta de Buenos Aires, donde escribió artículos fervorosos a favor de la independencia. Fundó su propio periódico, El Mártir o Libre, y participó en la creación de la Sociedad Patriótica y la Logia de Caballeros Racionales, contribuyendo al derrocamiento del Primer Triunvirato.

Exilio y Regreso

En 1815, Monteagudo fue desterrado y viajó a Europa, residiendo en Londres, París y Burdeos. Regresó al país en 1817, cuando San Martín lo nombró Auditor de Guerra del Ejército de los Andes. Redactó el Acta de Independencia de Chile y fundó el periódico El Censor de la Revolución en Santiago.

Servicio en el Perú y Asesinato

Monteagudo colaboró estrechamente con San Martín en el Perú, donde fue nombrado ministro de Guerra y Marina y luego ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores. Implementó varias medidas revolucionarias, incluyendo la expropiación de fortunas de los españoles enemigos de la revolución. Sin embargo, el 25 de julio de 1822, fue destituido y deportado de Lima. Se radicó temporalmente en Quito y se unió al círculo íntimo de Bolívar. Sin embargo, el 28 de enero de 1825, fue asesinado en Lima por enemigos políticos.

Legado y Últimos Años

Bernardo de Monteagudo dejó un legado de fervor revolucionario y lucha por la independencia sudamericana. Su vida y obra siguen siendo recordadas como símbolos de la lucha por la libertad y la justicia en América Latina.

Si quieres conocer mas otros artículos parecidos a Bernardo de Monteagudo puedes visitar la categoria Bibliografía.

Mas artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu puntuación: Útil

Subir