Ernesto Che Guevara

imagenes Ernesto Che Guevara en Bolivia

Ernesto "Che" Guevara fue un líder revolucionario argentino que desempeñó un papel fundamental en la Revolución Cubana de 1959, que llevó al poder a Fidel Castro y derrocó al régimen del dictador Fulgencio Batista en Cuba. Nacido el 14 de junio de 1928 en Rosario, Argentina, Guevara se convirtió en un símbolo de la lucha contra la opresión y la injusticia en América Latina y en otras partes del mundo.

Nacimiento: 14 de junio de 1928, Rosario, Argentina
Fallecimiento: 9 de octubre de 1967, La Higuera
Hijos: Aleida Guevara, Camilo Guevara, Celia Guevara, Hilda Guevara, Ernesto Guevara
Partido: Partido Comunista de Cuba
Padres: Ernesto Guevara Lynch, Celia de la Serna

Después del triunfo de la Revolución Cubana, Guevara ocupó varios cargos importantes en el nuevo gobierno cubano, incluido el de Ministro de Industria. Sin embargo, se distanció gradualmente del gobierno cubano y buscó llevar la revolución a otros países, creyendo en la necesidad de expandir la lucha contra el imperialismo.

Uno de sus intentos más conocidos fue en Bolivia, donde lideró una guerrilla con el objetivo de derrocar al gobierno y establecer un régimen revolucionario. Sin embargo, su campaña guerrillera en Bolivia fracasó, y fue capturado y ejecutado por el ejército boliviano el 9 de octubre de 1967 en la localidad de La Higuera.

La figura de Guevara se ha convertido en un ícono mundial de la lucha por la justicia social y la resistencia contra el imperialismo. Su imagen, su ideología y sus escritos continúan inspirando a movimientos revolucionarios y a personas comprometidas con la causa de la igualdad y la libertad en todo el mundo.

Historia

En carta fechada el 1 de abril de 1965, Ernesto “Ché” Guevara le explicaba a Fidel Castro, líder triunfante de la Revolución cubana y Presidente de Cuba, que abandonaba la isla y su posición en el Gobierno para emprender la lucha revolucionaria contra el imperialismo en otras latitudes. Esta carta, hecha pública por Castro en octubre de 1965, marcaba el comienzo de la expedición del “Ché” en Bolivia.

En mayo de 1966 una revista italiana publicaba un reportaje en el cual se daba cuenta de que el guerrillero argentino – cubano se encontraba en Sudamérica, preparando una Guerrilla. La noticia puso en alerta a todos los Gobiernos de los países andinos.

En Bolivia, los rumores acerca de la presencia del “Ché” en el país tomaron cuerpo cuando Epifanio Vargas, un civil, hizo conocer a la prensa el 6 de marzo de 1967, que un grupo guerrillero se encontraba operando en la provincia de Vallegrande. Para controlar la continua alusión de los medios periodísticos a las supuestas actividades que desplegaba el guerrillero en territorio boliviano, el General René Barrientos Ortuño, Presidente de la República, en declaración pública niega que existan actividades guerrilleras en Bolivia.

Sin embargo, el 23 de marzo de 1967, un día después de las declaraciones de Barrientos, una patrulla militar al mando del Subteniente Rubén Amézaga Faure fue emboscada en un cañadón del río Ñancahuazú, sufriendo siete bajas a manos de los guerrilleros.

El 10 de abril la guerrilla del “Ché” entabla nuevamente combate con efectivos del Ejército en Iripití, venciendo nuevamente a la fuerza boliviana; el saldo de la derrota fue 10 militares muertos, entre los cuales se encontraban 2 oficiales, y 30 prisioneros. Los guerrilleros continuaron obteniendo victorias sobre el ejército boliviano en Pincal y el Espino. El primer revés que sufrió la guerrilla fue la captura del francés Regis Debray y del argentino Ciro Roberto Bustos, el 20 de abril de 1967. La captura de ambos extranjeros le permitió al Gobierno boliviano certificar el hecho de que el “Ché” Guevara se encontraba en Bolivia, y condenar las acciones guerrilleras como un acto de intervención foránea en Bolivia.

Guevara comandaba una fuerza compuesta por 52 efectivos; 29 bolivianos, 16 cubanos y el resto de otras nacionalidades. A fines del mes de abril, la guerrilla se divide en dos grupos, el principal comandado por el “Ché” y otra columna al mando de Juan Acuña Nuñez (alias, Joaquín). Para hacer frente a la amenaza, se encargan las operaciones militares a dos Divisiones del Ejército: la Cuarta División, al mando del Coronel Luis Antonio Reque Terán; y la Octava División, al mando del Coronel Joaquín Zenteno Anaya.

El Ejército boliviano comprobó en la práctica que se hallaba falto de formación y experiencia en las estrategias y tácticas propias de la Guerra Irregular; adicionalmente, no contaba con los medios materiales necesarios para afrontar este tipo de conflicto. En estas circunstancias, entre mayo y julio de 1967 el Ejército se dedicó a establecer un perímetro de control, con el propósito de aislar a la guerrilla y evitar que sus acciones se extiendan hacia poblaciones de importancia o áreas vitales del país.

Por otra parte, el Gobierno Nacional gestionó recursos de distinta índole en el exterior. Del Gobierno argentino se adquirió armas automáticas y munición destinada a equipar 2 batallones de la Tercera División; el Brasil proporcionó raciones de combate; Estados Unidos entregó a Bolivia armamento, munición, raciones de combate y, lo más importante, envió un equipo de instructores pertenecientes a las Fuerzas Especiales de dicho país.

Se ha especulado bastante acerca de la cantidad y composición de los instructores norteamericanos que llegaron a Bolivia. De manera oficial el grupo de instructores estaba compuesto por 1 Mayor, 3 Capitanes y 12 sargentos; estos efectivos fueron destinados a Santa Cruz a tareas de formación a impartirse en el Regimiento “Manchego”. Mientras el Ejército boliviano se reorganiza para enfrentar las acciones guerrilleras, el “Ché” Guevara fracasa en su intención de obtener el apoyo del Partido Comunista Boliviano (PCB) y tampoco logra concitar el entusiasmo y la adhesión de los campesinos de la zona en la cual operaba. En estas circunstancias, la fuerza guerrillera se debilitaba con el paso del tiempo.

El 30 de julio se produce la primera victoria del Ejército boliviano sobre la guerrilla. Un mes después, el 31 de agosto de 1967 el Capitán Mario Vargas Salinas, al mando de su columna, embosca al grupo guerrillero comandado por el Comandante “Joaquín” en el Vado del Yeso, del río Masicurí. En la acción fue destruido el grupo guerrillero y murió la guerrillera Tamara Bunke (alias, Tania).

Después de una muy publicitada incursión del “Ché” Guevara en la localidad de Samaipata, el Ejército boliviano destacó al Regimiento “Manchego”, instruido por militares norteamericanos y equipados sus efectivos con armamento apropiado, para localizar y derrotar la guerrilla. La Unidad militar, rebautizada como “Regimiento de Asalto”, cumplió con la misión asignada en 15 días.

El 8 de octubre de 1967, el grupo comandado por Ernesto Che Guevara es rodeado y vencido en la quebrada del Churo (Yuro). Guevara, herido, es tomado prisionero por el Capitán Gary Prado Salmón y conducido a la población de la Higuera. En una controvertida decisión, de la cual el propio Presidente Barrientos tomó responsabilidad, el Comandante guerrillero fue ejecutado y su cuerpo exhibido a la prensa nacional e internacional, como prueba de su derrota. Sin embargo, cinco guerrilleros, bajo el mando de Inti Peredo, logran evadirse del cerco realizado por el Ejército boliviano y posteriormente escapan del país con dirección a Chile.

Posteriormente, en la década de los años 70, se intentaron nuevas experiencias guerrilleras sin ningún éxito. No fue el caso de Perú y Colombia que sufrieron el embate de grupos guerrilleros fuertes. Colombia, en la actualidad, todavía soporta el accionar de dos grupos guerrilleros en su territorio.

Si quieres conocer mas otros artículos parecidos a Ernesto Che Guevara puedes visitar la categoria Bibliografía.

Mas artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir