Carlos Víctor Aramayo

imagenes Carlos Victor Aramayo

Carlos Víctor Aramayo (7 de octubre de 1889-14 de abril de 1981) fue un empresario boliviano, apodado Barón del estaño junto a Simón Iturri Patiño y Mauricio Hochschild. Su actividad minera durante una época de fuerte crecimiento del precio internacional de ese mineral lo llevó a acumular una gran fortuna y poder en su país.

Como industrial minero, fue director de la Compañía Aramayo de Minas de Bolivia, la cual fue nacionalizada en 1952.  En el ámbito político, ocupó el cargo de Ministro de Hacienda y, en Londres, representó a su país diplomáticamente.

Índice
  1. Dinastía Aramayo
  2. Primera Generación
    1. José Avelino Aramayo Ovalle 1809 - 1882
  3. Segunda Generación
    1. Félix Avelino Aramayo Vega 1846 - 1929
  4. Tercera Generación
    1. Carlos Víctor Aramayo  1889 - 1981
    2. Inicios Empresariales y Políticos
    3. Matrimonio y Vida Personal
    4. Retorno a Bolivia y Contribuciones Sociales
    5. Desarrollo Empresarial y Desafíos
    6. Exploración y Expansión en Tipuani

Dinastía Aramayo

Para muchos políticos e historiadores los miembros de este clan constituyeron el grupo de los “reyes de la plata”, y más tarde figuraron como los “barones de la gran minería”.

 

  • → 1ª Generación: José Avelino Aramayo Ovalle 1809 - 1882
  • → 2ª Generación: Félix Avelino Aramayo Vega 1846 - 1929
  • → 3ª Generación: Carlos Víctor Aramayo Zeballos 1889 - 1981

Primera Generación

José Avelino Aramayo Ovalle 1809 - 1882

La vida y obra de José Avelino Aramayo Ovalle, un destacado industrial minero del siglo XIX en Bolivia. Nacido en 1809 en Moraya (Potosí) y fallecido en 1882 en París, Aramayo fue un visionario que desde joven se dedicó al comercio y la minería. Contrajo matrimonio con Coloma Vega en 1845 y tuvo cinco hijos.

Desde sus inicios como ayudante de arrieros, Aramayo mostró interés en la actividad minera. Después de viajar por Europa en varias ocasiones, regresó a Bolivia con capital para convertirse en importador y exportador. Fundó la empresa 'Aramayo Hermanos' en 1849, dedicada al rescate de minerales y exportación de quinina, entre otros productos.

Aramayo fue pionero en la mecanización de la industria minera boliviana. Fundó la 'Sociedad Antequera' y la 'Compañía del Real Socavón', introduciendo tecnologías europeas avanzadas. También se destacó en la modernización de ingenios mineros y la aplicación de métodos de amalgamación.

Además de sus logros empresariales, Aramayo fue un benefactor social. Fundó la Caja de Ahorros para obreros y promovió la educación de sus hijos y otros niños en su hogar. Sin embargo, sus ambiciosos proyectos y deudas lo llevaron a la quiebra hacia el final de su vida. A pesar de sus esfuerzos incansables, Aramayo falleció dejando más deudas que fortuna a sus descendientes. Su legado perdura como un ejemplo de emprendimiento y visión en la historia minera de Bolivia.

Segunda Generación

Félix Avelino Aramayo Vega 1846 - 1929

Hijo de José Avelino Aramayo Ovalle y Coloma Vega, nació en París en 1846 y falleció en Biarritz en 1929. Participó en la industria minera como parte de la segunda generación de la familia Aramayo. Desde joven, mostró interés en la minería y fue enviado a estudiar a Inglaterra, donde también adquirió conocimientos en las minas de estaño de Cornwall.

Al regresar a Bolivia en 1866, Félix Avelino fundó la sociedad 'Félix Avelino Aramayo y Compañía', asociándose con los hermanos Francke. Enfocándose en la explotación de bismuto, logró colocar barras fundidas en los mercados ingleses, contribuyendo así a la industrialización del país. Descubrió nuevas vetas en Tasna y se asoció para explotar el yacimiento de Caracoles en Potosí.

Aramayo se destacó como inversionista y también desempeñó roles políticos y diplomáticos, representando los intereses bolivianos en Londres y participando en la formación del 'Bolivian Syndicate'. Amplió su empresa minera, comprendiendo minas en Ánimas, Chorolque, Tasna y Quechisla, empleando a miles de trabajadores.

Construyó una mansión en Chajrahuasi cerca de Tupiza, donde residiría con su familia. Vendió algunas de sus propiedades para pagar deudas y mantuvo su influencia en la región minera, siendo uno de los primeros en enterarse del ataque a Antofagasta en 1879.

La 'Compagnie Aramayo des Mines en Bolivia', fundada por Félix Avelino, se convirtió en una de las organizaciones mineras más importantes, poseyendo minas en Chorolque, Tasna y Porco. Participó en la construcción de ferrocarriles y fue un pionero en la modernización de la industria minera boliviana.

Aramayo pasó sus últimos años en Francia, rodeado de su familia, y su legado perdura como uno de los principales impulsores de la industria minera en Bolivia.

Tercera Generación

Carlos Víctor Aramayo  1889 - 1981

Carlos Víctor Aramayo nació en 1889 y falleció en 1981 en París, Francia. A los ocho años, ingresó a la escuela preparatoria de Kensington, en el barrio residencial de Londres. Desde 1901 hasta 1908, cursó sus estudios en el colegio Beaumont como alumno interno, recibiendo formación humanística. A los 19 años, se matriculó en Oxford, donde permaneció dos años sin graduarse hasta 1910. Su padre lo preparó para regresar a Bolivia, y estas palabras lo impresionaron: "Cuando concluyas tus estudios en Londres, tendrás un cargo aquí, en la Compañía". su padre lo preparó para trabajar en la Compañía Minera con un contrato mensual de 30 libras esterlinas.

Carlos Víctor, hijo de Félix Avelino Aramayo Vega, se destacó como industrial minero y también incursionó en la política entre 1916 y 1922. Controló la empresa periodística 'La Razón', considerada la más moderna del país en su época.

Inicios Empresariales y Políticos

Efectivamente, firmó su primer contrato con un salario de 30 libras esterlinas al mes. Aramayo, un industrial minero y tercer generación de una familia minera, fue gerente en Quechisla de la compañía británica 'Aramayo, Francke Mines Ltd.' desde 1916 hasta 1922. Además, incursionó en la política durante este período. También, ejerció control sobre el capital de 'La Razón', la empresa periodística más moderna y prestigiosa de su época en Bolivia.

Matrimonio y Vida Personal

Para Carlos Víctor Aramayo, más importante que sus negocios mineros era la circulación de “La Razón”, y celebraba cualquier elogio a su diario. Su discurso de agradecimiento al recibir el premio María Moros Cabbott en 1946 en Nueva York resaltó el éxito de su personal, que trabajaba en el periódico durante casi tres décadas. En 1917, conoció a María Renée Tuckerman en Buenos Aires. La futura esposa de Aramayo era francesa, como él, y quedó huérfana de madre y al cuidado de su tía Elena. Se casaron en Buenos Aires el 27 de julio de 1918.

Retorno a Bolivia y Contribuciones Sociales

Regresaron a Quechisla en octubre de 1922 para establecerse y atender los negocios familiares, ya que su padre estaba envejeciendo. Aramayo se propuso ampliar la acción social de la compañía, erigiendo dispensarios médicos, proporcionando viviendas confortables a los obreros, instalando servicios básicos como energía eléctrica, agua potable y alcantarillado, impulsando la construcción de escuelas y alfabetizando a los trabajadores.

Desarrollo Empresarial y Desafíos

En 1924, fundó la Asociación de Industriales Mineros de Bolivia con el objetivo de promover el desarrollo y la prosperidad de la industria. Sin embargo, enfrentó la oposición de los grandes mineros y la asociación se limitó a una pequeña oficina. En 1925, se opuso a la venta de Chocaya a la firma 'Guggenheim Brothers' de Nueva York, y su padre aceptó su posición a cambio de que asumiera la presidencia de la empresa familiar, que luego pasó a tener sede en Ginebra, Suiza.

Exploración y Expansión en Tipuani

Aramayo continuó la explotación minera en lugares donde sus antepasados habían trabajado, siendo el alma de empresas como Tatasi, Portugalete, Chocaya y Chorolque. Además, adquirió minas importantes en Sud Chichas, Oruro, Esmoraca y Tipuani, contribuyendo significativamente a la economía nacional. En 1936, decidió invertir en Tipuani, donde se confirmó la presencia de veneros auríferos.

Desafíos y Negociaciones Empresariales

Mediante un contrato con el gobierno en 1937, la compañía se comprometió a pagar regalías sobre su producción de oro y vender un porcentaje al Banco Minero. Sin embargo, las restricciones de la guerra y otros problemas económicos hicieron que la empresa no fuera tan lucrativa como se esperaba.

Últimos Años y Exilio

Después de enfrentar la confiscación de las minas y la nacionalización, Aramayo y su esposa se establecieron en París, donde continuó dirigiendo sus negocios con el apoyo de colaboradores leales. Mantuvo relaciones cordiales con otros empresarios mineros como Mauricio Hochschild y Patiño, aunque a veces distantes.

Si quieres conocer mas otros artículos parecidos a Carlos Víctor Aramayo puedes visitar la categoria Bibliografía.

Mas artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir