Tiahuanaco

imagenes tiahuanaco Bolivia

Tiahuanaco en Bolivia, también conocido en quechua como Tiwanaku, proviene del idioma aymara y significa "Luz del Amanecer" es el sitio arqueológico más destacado de Bolivia, ubicado en la provincia de Ingavi, en el departamento de La Paz, a unos 70 km de la ciudad. Se estima que la cultura Tiahuanacota surgió entre los años 1500 y 1400 a.C., y su declive, por causas aún desconocidas, ocurrió alrededor de los años 1100 y 1200 d.C.

La fundación del sitio se habría dado aproximadamente en el año 300 d.C., con algunas estructuras que quedaron incompletas hacia el año 900 d.C. La cultura de Tiwanaku se divide en cuatro fases principales:

  • Fase Aldeana: 1580 a.C. - 133 d.C.
  • Fase Urbana: 133 d.C. - 374 d.C.
  • Fase Clásica: 374 d.C. - 900 d.C.
  • Fase Expansiva: 900 d.C. - 1200 d.C.

Este sitio histórico fue el epicentro de la civilización tiahuanacota, una cultura preincaica cuya economía se fundamentaba en la agricultura, la ganadería y la arquitectura. Su influencia se extendió por la meseta del Collao, abarcando territorios en el oeste de Bolivia, suroeste de Perú, norte de Argentina y norte de Chile, irradiando su tecnología y religión hacia otras civilizaciones contemporáneas.

La ciudad de Tiwanaku se distingue por su arquitectura decorada con relieves y planos incisos sobre estelas. Está compuesta por siete construcciones arquitectónicas destacadas: Kalasasaya, el templete semisubterráneo, la pirámide de Akapana, la Puerta del Sol, Puma Punku y el templete, además de grandes pirámides y esculturas. Sumérgete en la historia y la majestuosidad de Tiwanaku.

En las vastas llanuras de los Andes bolivianos se erige un testigo silente de la grandeza del pasado: Tiahuanaco. Este sitio arqueológico, ubicado cerca del mítico lago Titicaca, ha desconcertado a los arqueólogos y cautivado a los visitantes durante siglos. En este artículo, nos sumergiremos en la historia de Tiahuanaco, explorando sus monumentos imponentes, desentrañando sus enigmas ancestrales y reflexionando sobre su legado perdurable.

imagenes ciudad de tiahuanaco 1

Índice
  1. Origen de Tiahuanaco
  2. Arquitectura Monumental
  3. Los Monolitos de Tiahuanaco
    1. Guardianes del Pasado
  4. Misterios Sin Resolver
    1. Los Enigmas de Tiahuanaco
  5. El Legado de Tiahuanaco
  6. Arte Tiahuanaco
  7. Cultura Tiahuanaco
  8. El Monolito Fraile
  9. Templete Semisubterráneo
  10. Templo Kalasasaya
  11. Pirámide de Akapana
  12. Puerta del Sol
  13. Puma Punku
  14. Ubicación
  15. Resumen

Origen de Tiahuanaco

El origen de Tiahuanaco se pierde en las brumas del tiempo, pero los arqueólogos han datado sus vestigios más antiguos en el período entre el 1500 a.C. y el 300 d.C. Esta antigua ciudad fue el epicentro de la civilización Tiwanaku, una de las más destacadas de América del Sur en su época. Se cree que fue un importante centro político, religioso y cultural que ejerció influencia sobre vastas regiones de los Andes centrales.

Arquitectura Monumental

Una de las características más sobresalientes de Tiahuanaco es su arquitectura monumental. Templos, pirámides, palacios y otras estructuras ceremoniales salpican el paisaje, atestiguando la habilidad técnica y la visión arquitectónica de sus constructores. Entre las estructuras más impresionantes se encuentra la Puerta del Sol, una monumental construcción monolítica tallada con intrincados relieves que ha desconcertado a los investigadores durante generaciones.

Los Monolitos de Tiahuanaco

Guardianes del Pasado

Los monolitos de Tiahuanaco son otro elemento distintivo de este sitio arqueológico. Estas imponentes esculturas de piedra, algunas de las cuales alcanzan alturas de varios metros, representan figuras humanas estilizadas y animales mitológicos. El Monolito Ponce, el Monolito Bennett y los Portadores de los Ofrendas son solo algunas de las destacadas obras maestras que se pueden encontrar en Tiahuanaco, cada una con su propia historia y significado enigmático.

Misterios Sin Resolver

Los Enigmas de Tiahuanaco

A pesar de décadas de investigación y estudio, Tiahuanaco sigue siendo un misterio en muchos aspectos. ¿Cómo lograron los antiguos habitantes de esta ciudad construir estructuras tan monumentales con una tecnología aparentemente limitada? ¿Cuál era el propósito exacto de las impresionantes esculturas monolíticas? Estas y otras preguntas continúan desafiando nuestra comprensión y alimentando la fascinación por este antiguo enclave andino.

El Legado de Tiahuanaco

A pesar de los enigmas que rodean a Tiahuanaco, su legado perdura hasta nuestros días. Más allá de las ruinas y las piedras, este sitio arqueológico es un recordatorio de la creatividad humana, la búsqueda del conocimiento y la capacidad de las civilizaciones antiguas para dejar una huella indeleble en la historia. Tiahuanaco nos invita a reflexionar sobre nuestra conexión con el pasado y a contemplar el vasto panorama de la historia humana en América del Sur.

Arte Tiahuanaco

El arte tiwanaku, legado de la antigua civilización tiahuanacota, se destaca por su monumentalidad arquitectónica y rica iconografía. Sus construcciones, como el templo de Kalasasaya y la pirámide de Akapana, reflejan una profunda conexión con la naturaleza y el cosmos. La iconografía incluye figuras estilizadas antropomorfas y zoomorfas, así como símbolos religiosos y geométricos. Los artistas tiwanaku dominaban diversas técnicas, como la talla en piedra y la cerámica decorativa, expresando su identidad cultural y su relación con el mundo espiritual. Hoy en día, el arte tiwanaku sigue siendo objeto de admiración y estudio, manteniendo viva la memoria de una civilización fascinante de la América precolombina.

Cultura Tiahuanaco

La cultura Tiahuanaco, una civilización preincaica que floreció en la región andina entre los siglos V y XII d.C., dejó un legado cultural y arquitectónico impresionante en la región. Ubicada en la meseta del Collao, entre Bolivia, Perú, Argentina y Chile, esta cultura se destacó por su avanzada ingeniería, arte y organización social.

Los tiahuanacotas eran expertos agricultores y ganaderos, basando su economía en la producción de alimentos y en la domesticación de animales. Su habilidad para trabajar la piedra les permitió construir monumentales estructuras como el Templo de Kalasasaya y la Pirámide de Akapana, que aún hoy impresionan por su monumentalidad y precisión arquitectónica.

El arte tiahuanaco se caracteriza por su iconografía sofisticada, con representaciones estilizadas de figuras antropomorfas y zoomorfas, así como símbolos geométricos y religiosos. Esta expresión artística refleja la compleja cosmovisión de los tiahuanacotas, que veneraban divinidades asociadas con la naturaleza y el universo.

Aunque el colapso de la cultura Tiahuanaco aún es motivo de debate, su influencia perduró en la región durante siglos, influenciando a culturas posteriores como la incaica. Hoy en día, el legado de la cultura Tiahuanaco sigue siendo objeto de estudio y admiración, recordándonos la grandeza y el ingenio de una de las civilizaciones más fascinantes de la América precolombina.

El Monolito Fraile

El Monolito El Fraile, una impresionante escultura de piedra de la antigua civilización tiwanaku, se erige majestuoso en el sitio arqueológico de Tiwanaku, en Bolivia. Este monolito, también conocido como "El Fraile" o "El Monje", representa una figura antropomorfa tallada en un único bloque de piedra andesita, que mide aproximadamente 7 metros de altura.

La figura del monolito está finamente labrada, mostrando detalles faciales y ornamentales característicos del arte tiwanaku. Se cree que el Monolito El Fraile podría representar a un sacerdote o una figura importante de la élite tiahuanacota. Su posición en el sitio arqueológico sugiere que tenía un significado ceremonial o religioso dentro de la cultura tiwanaku.

Además de su valor arqueológico, el Monolito El Fraile es un testimonio tangible del ingenio y la habilidad artística de los antiguos habitantes de Tiwanaku. Su presencia evoca preguntas sobre la sociedad, la religión y la cosmovisión de esta enigmática civilización preincaica.

Hoy en día, el Monolito El Fraile sigue siendo una atracción fascinante para visitantes y estudiosos de todo el mundo, que buscan comprender más sobre el legado y la historia de la civilización tiwanaku y su impacto en la región andina.

imagenes Monolito Frail

Templete Semisubterráneo

El Templete Semisubterráneo emerge como una joya arquitectónica en Tiwanaku, construido estratégicamente dos metros bajo el nivel de su entorno circundante. Con una planta cuadrangular, está rodeado por muros ornamentados que albergan 57 pilares de arenisca roja, dotándolo de una presencia imponente. En su interior, yació el impresionante Monolito Pachamama o Monolito Benett, una monumental figura antropomorfa de 7.30 metros de altura, esculpida en un solo bloque de piedra rectangular, como muchas otras obras maestras del sitio.

Templo Kalasasaya

El Templo de Kalasasaya, conocido como el "De las Piedras Paradas", se erige como el epicentro ceremonial de Tiwanaku. Con una extensión de dos hectáreas, este complejo está sustentado por columnas de arenisca adornadas con gárgolas decorativas, diseñadas para el drenaje de aguas pluviales. Su imponente presencia, compuesta por piedras de hasta cinco metros de altura, abarca 126 metros de largo y 117 metros de ancho, proyectando una atmosfera espiritual única.

Pirámide de Akapana

La Pirámide de Akapana, cubierta en un 90%, se erige como un hito emblemático en el centro cívico de Tiwanaku. Esta estructura piramidal escalonada, compuesta por siete plataformas, tiene una altura de 18 metros y una base de 200 metros por lado. Diseñada en armonía con los astros, su grandeza sugiere una conexión profunda con el cosmos.

Puerta del Sol

La Puerta del Sol, el monumento más icónico de Tiwanaku, cautiva con su intrincado diseño y enigmáticos relieves. Tallada en un único bloque de piedra andesita de diez toneladas, esta obra maestra de tres metros de altura y casi cuatro metros de ancho presume ser parte de una estructura mayor. Sus bajorrelieves, que representan la cosmovisión tiwanacota, continúan intrigando a estudiosos, sugiriendo la posibilidad de ser un calendario agrícola antiguo.

imagenes puerta del sol

Puma Punku

Puma Punku, también conocido como la Puerta del Puma, revela un nivel de destreza arquitectónica sin precedentes en Tiwanaku. Aunque actualmente cubierto, su meticuloso diseño y el manejo excepcional del material lítico denotan una técnica avanzada. Este templo, que ocupa aproximadamente dos hectáreas, testimonia el ingenio y la habilidad de los antiguos constructores tiwanacotas.

Ubicación

Situado en la provincia Ingavi del departamento de La Paz, a 72 km al oeste del departamento de  La Paz, la ciudad capital de Bolivia, Tiwanaku es un símbolo de la grandeza antigua y el misterio indescifrable que sigue intrigando a generaciones de visitantes y estudiosos.

Resumen

En conclusión, Tiahuanaco sigue siendo un destino fascinante para los amantes de la arqueología, la historia y la cultura. Sus monumentos imponentes y sus misterios ancestrales nos recuerdan la riqueza y la diversidad del patrimonio humano en los Andes. A medida que continuamos explorando y descubriendo los secretos de este antiguo enclave, nos sumergimos en un viaje hacia el corazón de la civilización Tiwanaku y hacia los misterios perdidos en las brumas del tiempo.

Si quieres conocer mas otros artículos parecidos a Tiahuanaco puedes visitar la categoria Historia.

Mas artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir